Hacer acrobacias en una pestaña puede parecer más complicado de lo que es, pero a fin de cuentas se la puede remar. Para desmitificar el mundo, este blog-cajón de sastre con las crónicas de un acróbata mal pago.

jueves, 30 de agosto de 2012

Crónica platense 7: Perder

Esa noche estuvo llena de secuencias. Secuencias febriles. Una fue correr hasta la parada del micro, tras hacer el bolso a los pedos. Otra fue bajarse del micro al llegar a destino.

Pero entre tantas unidades de acción (y convirtamos esto en un guión) se produjeron extravíos. Uno fue el de una chica a la que ya no vi más a partir de una discusión vespertina ese día. El otro fue el adiós al celular, que quedó como huérfano en el asiento del micro o quizá huyó de un dueño negligente.

Otra vez incomunicado. Ahora por unos tres días. Sin pedirlo ni buscarlo encontré unas vacaciones de la hiperconectividad. Al menos no perdí dos ríos, un continente. La pérdida no fue un desastre ni un arte: fue sólo uno más de los extravíos.

Después pensé en el tiempo perdido. Tiempo que nunca dediqué a hacer un respaldo de contactos que necesitaba. Me puse a pensar: de cuántas personas quedé aislado por un pequeño aparatito andrajoso y gastado, del que se decía, emite ondas cancerígenas. Un rumor pseudocientífico muy años '90. Aunque en los '90 quizá el contacto con otros no habría dependido de tan poco.

***

Hoy lo vi de vuelta. Seguía decolorado, con la pintura raspada en los mismos bordes tristes. Ahí estaba la raspadura en la pantalla, que en realidad era un cigarrillo apagado con furia en un episodio "conyugal".

Lo vi en una fila, pero no lo saludé como a un viejo amigo. Estaba en manos de otra persona que lo protegían de mis argumentos de propietario. ¿Volvió para decir que seguía en el mundo? Bien gracias, no necesitaba saberlo. Ni recordar mi falta de organización que me llevó a perderlo.

Y lo volví a perder, ahí en en esa hilera de gente. Esta vez sé en el bolsillo de quién funciona, bolsillo cual triángulo de las Bermudas. Para la próxima vez que nos encontremos quizá ya sea tecnología obsoleta y le saque la lengua en señal de que yo reiré al último.

martes, 14 de agosto de 2012

La sublevación de las costureras es inminente

Ella tejía. A veces tejidos y a veces tejados. Su punto canelón diseñaba techados que todos querían. 

Un castillo era alta costura edilicia, no un simple tejido. Había que planificar a base de pendientes y reyertas feudales. Un vestido era alta construcción de la vestimenta: engalanar un conjunto de carne ambulante resultaba una tarea ciclópea.

Un día se dio cuenta de lo poco que cobraba por sus servicios textiles (por extensión, además, en el rubro construcciones). Una bufanda valía lo mismo que un dos aguas, o que todo un castillo con siete atalayas.

–A la mierda. Que contraten a un techista o que me hagan miembro del sindicato. Tengo derechos.



viernes, 10 de agosto de 2012

Código

..Entonces, un día, llegó su turno.

Entre corridas y horarios, aquel muchacho había logrado esquivar hasta el momento las neurosis que ya habían pasado de moda. Ahora, como un tipo más grande las cosas presentaban el revés de la trama. «En cualquier momento hasta la sopa de letras te va a resultar intolerable» le había dicho un compañero el algún pasillo perdido en su memoria, perdido también en aquellos días en que la facultad lo sepultaba con fotocopias de autores diversos, teorías y delirios inconexos.

Y llegó un día, en forma de un vals enfermizo, malsano: luego de tres micros para cortar la ciudad en tercios sintió la vista cansada; su par de ojos se rehusaba a caer en los lentes por ser lugares comunes para alguien que trabajaba con literatura. Ya no distinguía el zumbido del transporte del zumbido que ocupaba el espacio entre sus pensamientos.

El miércoles era el peor día: corría más que nunca entre colegios y llegaba con menos ganas aún de salir a correr luego de la jornada. Se puso a calcular en el celular unas cifras y vio al chico de la campera. Apretujado en un arco romano de varias personas, aquella campera violeta, ese color de moda en los textiles, tenía líneas que formaban rombos. Pero las líneas no eran simple diseño sino que eran textos, letras que seguían renglones en diagonal atravesando el género, formando una especie de caligrama geométrico. Quiso descifrar el mensaje pero estaba lejos. Calculó cada movimiento discreto para acercarse al mensaje, cada parada en que alguien despejaba ese pasillo de falange griega. ¿Diría simplemente la marca de la ropa? ¿Serían unas líneas de Kerouac o versos de algún pedestre poeta maldito?
Ilustración de Clockbloc

lunes, 6 de agosto de 2012

Ficciones noticiosas 5: La verdadera historia detrás de las joyas de Moria: la hipótesis que nadie consideró

Esta es otra entrada de la serie Ficciones noticiosas. Todo aquí es  ejercicio periodístico del cronista acróbata de este blog y tan real como mi destreza para el cálculo de logaritmos.



INVESTIGACIÓN EXCLUSIVA
La verdadera historia detrás de las joyas de Moria: la hipótesis que nadie consideró

Por Cronista Acróbata


Hace días se difundió la noticia que la reconocida y decadente diva argentina, Moria Casán, estaría implicada en una presunta causa por apropiación ilícita de joyas en Paraguay. La vedette del vidrio polarizado con el cual se protege de la pobreza local se defendió de las acusaciones en el programa de Marcelo Tinelli.

“Me miraban tipo televisor cuando tenía las joyas puestas. Aunque no sé si miraban las joyas o me estaba comparando con un cartel de un purasangre que tenía al lado mío en el escenario” declaró. Y continuó explicando que había sido contratada para un show en el país vecino. Las joyas eran propiedad de una casa que dispuso de las mismas para engalanar el cuello de la vedette. La firma ahora acusa a la abuela de lengua karateca por la sustracción de las piezas.

Mientras los venenosos dardos de las injurias escandidas vuelan de un lado al otro del río Pilcomayo, Ficciones noticiosas encaró una investigación exclusiva. Este cronista siguió las huellas de la única pista que nadie tomó en cuenta por juzgarla como una elegante pelotudez de borracho. Mientras que otros medios como 678 piensan que sería más útil invertir ese dinero en colocar una cámara oculta en el baño de Mauricio Macri (o en su defecto, en el de Jessica Cirio) , nosotros te traemos la posta.

En exclusiva, este medio puede anunciar que ha descubierto al verdadero culpable del incidente. No se trata de Moria Casán, al menos no completamente. Si nuestra sociedad prestase más atención a las verdades de las series televisivas hubiéramos advertido el terrible modus operandi del culpable; una reconocida serie norteamericana nos mostró un caso similar al que deberíamos haber estado atentos. Esta es su fotografía junto a una de sus marionetas humanas:

viernes, 3 de agosto de 2012

Ficciones noticiosas 4: El furor de las medicinas alternativas. Ahora, ‘medicinas medievales e inquisitoriales’.

Esta es otra entrada de la serie Ficciones noticiosas. Todo aquí es  ejercicio periodístico del cronista acróbata de este blog y tan real como mi destreza para el cálculo de logaritmos.

SOCIEDAD
El furor de las medicinas alternativas. Ahora, ‘medicinas medievales e inquisitoriales’
Por Cronista Acróbata

Parece que esta temporada, los tratamientos de belleza y relajación siguen siendo negocio. Una encuesta reciente del INDEC arrojó como resultado que un 42,3% de las encuestadas se ha decantado por la práctica de medicinas alternativas para mejorar la salud y el aspecto. De esos, un 60% admitió estar recurriendo a la práctica más cosmopilita de hoy en día, que ya era furor en la Europa feudal: la Medicina Alternativa Medieval e Inquisitorial (o MAMI, como también se la conoce).
".